Make your own free website on Tripod.com
Emanuel Bravo
rediviva

Metroika

Poemas
Ambient
Reseña por Primera Hora
Entrevista y Reseña por Manuel Clavell
Bio
rediviva
Colaboración en La Mano Poderosa Racetrack
Cuadrilátero
Enlaces y juguetes sonoros
Preguntas

www.georas.com

rediviva.jpg

Chloé S. Georas es la autora de "rediviva: lost in trance.lations". Chloé y yo participamos en lecturas de poesía en New York y Puerto Rico, y publicamos en las antologías "Saqueos" y "Expresiones" (ésta última motivo de verguenza). Chloé comparte partenidad de los aspectos gráficos de Metroika. Durante el proceso de montaje y diseño dialogar con Chloé me ayudó a configurar y definir mi propuesta estética y temática.

Chloé S. Georas nace en Houston, Texas, en 1966. Al año su familia se muda a Puerto Rico. Termina su Bachillerato en Economía de la Universidad de Puerto Rico, Río Piedras. Luego cursa estudios graduados en Antropología, Cine e Historia del Arte (M.A. y Ph.D. Candidate). Actualmente, escribe su disertación sobre el periodo postcolonial del musée des arts d'Afrique et d'Océanie en Paris para SUNY, Binghamton. Ha publicado su poesía en Puerto Rico y Estados Unidos. El libro rediviva: lost in trance . lations ganó mención honorifica en el certamen del Pen Club de Puerto Rico, 2002





Muestra poética

Advertencia: Los poemas a continuación son unidades de trance.lation. A cada poema le precede el reflejo difuso, nublado, disimilar de otro lenguaje. Cuál es el 1er lenguaje? Eso queda a discreción del lector.

en una esquina

en el medio del océano
ella estudia el tuétano incierto de cada ola
para memorizar sus coordenadas en el vaivén
su pulso se espesa en este mar . ataúd donde navegan cenizas
quedan las rieles de los barcos que aún hieren las corrientes
el Atlántico no cicatriza

el mar devuelve el cuerpo a sus flujos
abre el ático de su lengua donde los muertos hablan en lenguas
continentes crujen islas . Caribe

el mar que se repite
duerme con cementerios en sus puños cerrados

at a corner

in the middle of the desert
she unpacks
slowly removing the dusty elsewheres from her suitcase
a sad island
pieces of continents
and her ocean stored away in a glove

her skin sieves the desert into quicksand
while from the attic at the tip of her tongue she dreams of vessels
full of sand and skeletons
coffins floating aimlessly over foreign seas
ships like bruises crossing the Atlantic

she sleeps in an envelope
with fists clenching onto exiled lifelines

evanescing pore by pore

the oceans of my womb become delirious clouds
my sex dissolves in the atmosphere
transmuting continents into archipelagos
archipelagos into shores
shores into tightropes where i live

grounded to the sky
rooted to my rootlessness
foreign . strange
i owe nothing to the patriarchs of purity
but rather to the alchemists who turn my skin to gold with their caresses

anchored to the air
by feet of wind
i know
there will be no turning back

me evaporo poro a poro

los océanos de mi vientre se vuelven nubes delirantes
mi sexo se disuelve en la atmósfera
transfigurando continentes en archipiélagos
archipiélagos en costas
costas en cuerdas flojas donde habito

el cielo es mi suelo
arraigada a mi desarraigo
extranjera . extraña
no le debo nada a los patriarcas de la pureza
sino a los alquimistas que tornan mi piel en oro con sus caricias

anclada al aire
con pies de viento

que no habrá regreso

orden de lunáticas

tres cuerpos hilvanan sus manos alrededor del ojo de un huracán
sus miradas trazan el diámetro de la calma
mientras el desastre pisa sus espaldas

afuera
la convulsión vuela
truenos ramas estiércol hojas muertos
una casa blanca se desparrama por sus ventanas
un carro guía a un hombre llorando sin rumbo
la lluvia hunde el cemento donde una mujer recoge huesos para devolverlos a su esqueleto
el mundo se descose en las entrañas de un niño que se enrosca a las esquinas de los escombros
otro se vuelve crustáceo
afuera
afuera sólo sobreviven los fantasmas

tres cuerpos hilvanan sus manos alrededor del ojo de un huracán
sus miradas trazan el diámetro de la calma
mientras el desastre pisa sus espaldas

ellas arrastran el ojo entre sus brazos
pero un cuerpo no es una muralla
torbellinos minan sus grietas
sus manos se desprenden
y el viento viaja las rieles de sus palmas desnudas

hay un huracán en el ojo
hay un huracán en el ojo

Enter supporting content here